LiDCO reduce las pérdidas semestrales porque la transición al software es cada vez más rápida